Mérida de colores

Mérida de colores

¿Por qué clasificar a Mérida como una ciudad blanca? Teniendo tantos colores en ella.

Hace muchos años solía hacerme la pregunta, ¿Por qué los turistas vienen a Mérida? No hay mucho que ver, todo es tan común. Pero pronto me di cuenta de mi enorme error. Mérida es en lo absoluto una ciudad común. Es una ciudad que combina lo moderno y lo antiguo, siempre innovando pero nunca dejando su cultura por detrás.

En lo personal estoy enamorada de su centro histórico, amo los vivos colores de sus calles, la belleza de sus iglesias y parques, la calidez de la gente, y todo aquello que esta hermosa ciudad tiene para mostrar.

Tiene diversos museos en los que podrán apreciar cómo eran las casas en ese entonces, cuenta con hermosas haciendas que algunas inclusive son pequeños hoteles. Su gastronomía es exquisita. Sus playas con aguas tranquilas, sus hermosas artesanías, en resumen TODO.

Algo muy importante de este lugar es que una de las 7 maravillas del mundo se encuentra aquí, la hermosa ”Chichén Itzá”, al igual que otras zonas aqueológicas con preciosos cenotes, y muchísima historia.

¿Te gustaría viajar en el tiempo para ver cómo eran las cosas en el México antiguo? Entonces este es el lugar indicado.

Sobre todo los amantes de la fotografía, tendrán tanto por capturar que quedarán enamorados.

Y a esto regreso a lo mismo, Mérida Yucatán es una ciudad de vivos colores que te transporta a un lugar mágico, yo creo que ya deberíamos cambiarle el término.

Si no la conoces te dejaré unas cuántas imágenes para que te enamores de ella, y si es posible para que la anexes en tus futuros destinos de viaje, te lo aseguro, vale la pena conocer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

”Península Yucatera donde anidan los boleros,
donde sueñan las muñecas con Armando Manzanero.
Sin mitos, dioses, mentiras, Matusalém, Peter Pan,
Lo mejor, que en esta gira, volvemos a Yucatán”

-Joaquín Sabina

Rompiendo la rutina

  “El mundo es un libro, y quienes no viajan leen sólo una página”
— San Agustín de Hipona

El sábado pasado mi familia y yo emprendimos un pequeño viaje a Quintana Roo. Eso me emocionó mucho pues hace un largo tiempo que no salíamos de viaje los cuatro juntos.

Usualmente cuando nos íbamos de viaje nos gustaba hospedarnos en los hoteles resorts pero por esta ves decidimos algo diferente.

Como de costumbre salimos de nuestra casa a las 4:50am para antes de llegar a nuestro destino poder pasar a un pueblo a desayunar. Ya que en el transcurso del viaje pasas por muchos pueblitos y a nosotros nos encanta desayunar ahí. Además de que la vista es muy bonita, y en lo personal me encanta observar todo lo que se encuentra. Una de las razones por las cuales desayunar en los pueblos es una gran idea es porque tienen un sazón en la comida delicioso, y en grandes cantidades.

 

  
 Lo primero que hicimos al llegar a Cancún es ir a un parque acuático llamado Wet n Wild. Al principio teníamos mucho miedo de que lloviese y nos arruinara el día (puesto que el cielo se encontraba un poco nublado) pero conforme pasó el tiempo el cielo se fue despejando hasta convertirse en un lindo día soleado.

La verdad es que cuando uno piensa en Cancún lo primero que se imagina es el sol y la playa, y así es. Quintana Roo tiene la peculiaridad de que es un lugar hermoso con playas de aguas cristalinas y arena suave, cualquier persona iría con gusto a tostarse la piel ahí. Y lo mejor es que es un lugar que satisface todos los gustos para todo tipo de personas, ya sea por su vida nocturna, por sus playas, por su gastronomía, por sus parques naturales, etc. Combina lo mejor de las tradiciones y la modernidad.


Lo que más que gusta de Wet n Wild es que todo está incluido, así que no tienes que preocuparte por estar buscando comida o bebidas y puedes relajarte completamente en sus toboganes, albercas y demás. Inclusive puedes hacer amigos sin importar la edad que tengas.

Nuestra segunda parada fue el domingo, estuvimos en la quinta avenida de Playa Del Carmen todo el día, como era el famoso “buen fin” habían muchísimos descuentos en la mayoría de las tiendas que se encontraban en el área.

No me puedo decidir cuándo el lugar está más bonito, si de día o de noche. De día está lleno de colores y tiendas llamativas, pero de noche el lugar de convierte un poco más elegante y sobresalen los restaunrantes que en su mayoría utilizan letreros o luces llamativas.


Siempre que voy me dan ganas de tomarle foto a todo, y es que las personas de ahí son muy creativas con la decoración, como pueden ver en la imagen. Lo que de plano no me gusta es cuando llevan animalitos para que los turistas se tomen fotos con ellos, puedes ver en los rostros de las pequeñas criaturitas que se encuentran drogadas o bajo un tranquilizante muy fuerte y a mí en lo personal me hace sentir muy incomoda, creo que es algo del cual se debería de tomar cartas sobre el asunto, es decir, ellos merecen estar libres y no ser un zoológico andante.

El lunes, y último día de nuestra pequeña aventura nos fuimos a Xel-ha.


Creo que es el día que más me gustó de todos los anteriores, siempre había querido ir. Fue una experiencia muy divertida, hay tantas cosas que hacer que un día no es suficiente para terminarlo todo. Lo mejor es que convives al 100% con la naturaleza, puedes nadar entre pececillos multicolores, bucear, andar en bici por la selva, relajarte mientras flotas en el agua, tirarte de las tirolezas, etc etc. Además de que la vista es hermosa, la comida deliciosa y el ambiente súper relajante.

Ojalá todos los días fueran así, con semejantes vistas y la emoción de conocer un lugar nuevo.

Antes de irme les dejo unas últimas fotos del lugar, espero que les haya gustado el post, que tengan un lindo día❤️


  
Pd. Si quieren más información de los lugares pueden visitar:

http://www.wetnwildcancun.com/es/

http://es.xelha.com